lunes, 11 de abril de 2011

Él Soy Yo


Un coctel fue mi primera tentación

mientras mi mirada seguía sus pasos por las escaleras del hotel

 

recibí una nota:

"tengo ganas de ser tuya

házmelo  sin parar

quiero sentir tus labios rociados por mi cuerpo erizado"

"si te interesa sube, ven al cuarto. ATT: tu sabes"

 

era ella citándome a su pecado;

y yo sintiendo el nivel de su calor

al pisar el primer escalón ya la imaginaba desnuda

pensé en que no sería fácil tratar de controlarme

la puerta entre abierta y allí, estaba; bocabajo

con sus risos monos delirantes queriendo ser domada

su mirada se fijo ansiosamente en mi parte intima

me fue acomodando a su acomodo

desprendiendo cada botón con esas manos lentas

que danzaban al ritmo del viento como trenzando las cortinas

frotaba mi pecho con extrema fragilidad

el perfume de su piel cargo mis deseos

escuchar esa voz me hace bien

navegando en su cielo yo me encontré

agua para beber de su piel

envenenando mi lengua con su ser y

mi corazón hundiéndose de placer

en su mar de amor lleno de sed

el brillo de su cuerpo distrae al sol

 

salgo a caminar

describo cada mirada; cada persona y

 luego tú… te estrellas con la inmensidad de mis pensamientos

con esa bata blanca de tulipanes caídos

sus ojos eran capaces de hablarme

deteniendo por un instante el universo

frente a frente bajamos las miradas

como diciéndonos: ¿en qué me has convertido?

estrechando su cuerpo hacia adentro y disimulando un suspiro

me entrega una copia de la llave de su habitación

decisión que habrá tomado escuchando sus latidos

remolinos de emoción bailan en mis intestinos...


no sé si fue ella; no sé si acaso fue un suspiro del viento.